Evangelio Jn 6:51-58

Evangelio Jn 6:51-58

51. Yo soy el pan, el vivo, el que bajó del cielo. Si uno come de este pan vivirá para siempre, y por lo tanto el pan que Yo daré es la carne mía para la vida del mundo”. 52. Empezaron entonces los judíos a discutir entre ellos y a decir: “¿Cómo puede éste darnos la carne a comer?” 53. Les dice, pues, Jesús: “En verdad, en verdad, os digo, si no coméis la carne del Hijo del Hombre y bebéis la sangre del mismo, no tenéis vida en vosotros. 54. El que de Mí come la carne y de Mí bebe la sangre, tiene vida eterna y Yo le resucitaré en el último día. 55. Porque la carne mía verdaderamente es comida y la sangre mía verdaderamente es bebida. 56. El que de Mí come la carne y de Mí bebe la sangre, en Mí permanece y Yo en él. 57. De la misma manera que Yo, enviado por el Padre viviente, vivo por el Padre, así el que me come, vivirá también por Mí. 58. Este es el pan bajado del cielo, no como aquel que comieron los padres, los cuales murieron. El que come este pan vivirá eternamente”.

Compresión Teológica de la espiritualidad de la Misericordia en Santa Faustina