Reflexión Evangelio 17-08-2015

El Evangelio (Mt 19:16-22) narra el pasaje de un joven que le pregunta a Jesús: ¿Qué ha de hacer de bueno para alcanzar la vida eterna? Jesús le interroga por qué pregunta por lo bueno si uno solo es Bueno y enseguida responde: “Mas si quieres entrar en la vida, guarda los mandamientos”. Respuesta bien significativa, pues el joven pregunta por la Vida Eterna, esto es, la vida junto a Dios pero Jesús sólo hace refiere a los mandamientos que tienen relación con el prójimo, mejor dicho, no menciona los tres primeros que se refieren a la relación con Dios. Con ello, Jesús pone de manifiesto que se está bien con Dios si se está bien con el prójimo. El joven, por su parte, afirma que los ha cumplido a cabalidad y pregunta: ¿qué más debo hacer?. Entonces, Jesús le indica que debe vender todo lo que tiene, es decir le muestra el camino de la pobreza, no siendo aceptado por el joven, quien era muy rico, se entristeció y se marchó. Así las cosas, demuestra el joven que su completa seguridad estaba en la riqueza, dada por los bienes que poseía y por esa razón, no acepta que lo más importante para alcanzar el Reino de los Cielos es servir con amor a los demás, siempre con actos de bondad y sumado ello poniendo la confianza plena en la Divina Providencia. Vale preguntarse: ¿Cumplimos cabalmente los mandamientos, en especial los señalados hacia el prójimo? Y aún más, ¿En dónde está nuestra confianza?