Misericordes sicut Pater

Misericordes sicut Pater

Siendo la Misericordia de Dios un Atributo divino, es preciso decir, que él quiere participar al hombre un poco de su manera propia de ser.  Por el efecto de la gracia sacramental, el santo bautismo, da al bautizado las virtudes teologales de la fe, la esperanza y de la caridad, virtudes estas, que le ayudan a acontecer en su vida ordinaria de manera misericordiosa.

El ser misericordiosos como el Padre Celestial es misericordioso, es posible por la fuerza del amor que él mismo ha puesto en nuestro interior por el bautismo. De igual manera, la fe y la esperanza, proyectan el actuar cotidiano hacia Dios, pasando necesariamente por la práctica de la misericordia.