Santa Faustina, simplemente…santa

Santa Faustina, simplemente…santa

Para la Iglesia católica uno de los elementos más relevantes al momento de proponer a uno de sus fieles como modelo de perfección de vida cristiana, es el cumplimiento de las virtudes y esto, de manera heroica. Nuestra Santa se caracterizó por vivir su vida religiosa en una obediencia realmente edificante. Su voluntad obedecía a sus superioras, siempre en el espíritu sobrenatural del voto de obediencia; esta obediencia a sus superioras era un reflejo de la obediencia que en su alma vivía con respecto al Señor. Jesús, el Señor de la Misericordia, le enseñó a tener en muy alta estima esta virtud, que se hace operativa en el voto religioso de la obendiencia.

A nosotros sus hijo espirituales, nos corresponde seguir ese ejemplo en nuestra vida ordinaria, viviendo de la obediencia a la voluntad de Dios que se nos manifiesta en los mandamientos, en las situaciones en la que hemos de practicar las virtudes cristinas, en nuestra propia consciencia. De esta manera estaremos muy cerca de la senda de la santidad de vida cristiana.