Misericordes Sicut Pater

Misericordes Sicut Pater

Sed Misericordiosos como el Padre es Misericordioso. Esta es la invitación que Jesús nos hace. Esto nos lleva a pensar en que tenemos que tener una relación de amor con su amado Hijo, nuestro Señor Jesucristo, parta que por él y en él, podamos acercarnos a ese Padre Misericordioso. Si nos acercamos a Él, al Padre de las Misericordias, podremos avizorar y replicar en nuestro comportamiento diario, aquello de ser misericordiosos como el Padre al cual hemos visto y sentido en la persona de Jesús, Señor de la Misericordia.