Reflexión del Evangelio según san Juan 11:19-27

Reflexión del Evangelio según san Juan 11:19-27

La Iglesia celebra la Memoria de santa Marta, hermana de María y de Lázaro, por ello, el Evangelio (Jn 11:19-27) trae el diálogo entre Jesús y Marta, antes del milagro de la resurrección de Lázaro. Jesús llega a Betania, Lázaro ya ha muerto y muchos judíos han venido a casa de Marta y María para consolarlas por la muerte de su hermano. Cuando Marta supo que Jesús había venido, salió a su encuentro, mientras tanto María permanecía en casa. Dijo Marta a Jesús: «Señor, si hubieras estado aquí, no habría muerto mi hermano. Pero aun ahora yo sé que cuanto pidas a Dios, Dios te lo concederá.», palabras que demuestran su plena confianza en Jesús, quien le dice: “Tu hermano resucitará.” Respondió ella: «Ya sé que resucitará en la resurrección, el último día.» Jesús le responde: “Yo soy la resurrección el que cree en mí, aunque muera, vivirá; y todo el que vive y cree en mí, no morirá jamás. ¿Crees esto?” Replica Marta: «Sí, Señor, yo creo que tú eres el Cristo, el Hijo de Dios, el que iba a venir al mundo.» Con esta confesión, Marta proclama que en Jesús está la vida y en esa vida es que se debe manifestar la resurrección de su hermano Lázaro, pues, el cristiano cree en la resurrección de los muertos, verdadero sentido de la vida y la muerte física. Así las cosas, la resurrección y la vida expresan el sentido último de la misión de Jesús: Comunicar plenamente a los seres humanos la vida, incluso más allá de la muerte física. Es por ello que vale interrogarse: ¿Creo en Jesús, Señor de la Vida? ¿Tengo claro que la muerte física es un paso para la Vida? ¿Confío en la resurrección de los muertos? ¿Soy capaz de confesar mi fe y confianza en Cristo? ¡Jesús, en Ti confío!