En la intimidad con Jesús

En la intimidad con Jesús

Te saludo, amor oculto, vida de mi alma.  Te saludo, Jesús, bajo las tenues apariencias del pan.  Te saludo, mi dulcísima misericordia que Te derramás sobre todas las almas.  Te salud, bondad infinita que derramás torrentes de gracias a Tu alrededor.  Te saludo, resplandor oscurecido, luz de las almas.  Te saludo, fuente de la misericordia inagotable, manantial purísimo del cual brotan para nosotros la vida y la santidad.  Te saludo, deleite de los corazones puros.  Te saludo, única esperanza de las almas pecadoras. DSF 1733